La concentración en el trabajo

Para quienes lucharon para conseguir un buen trabajo sabrán que ahora que lo tienen el conservarlo no es una tarea sencilla.

Debemos tener siempre en cuenta que nuestro trabajo tiene que ver mucho con nuestra vida personal cualquiera sea la  tarea laboral que realicemos.

Todos los problemas que tengamos en nuestras casas, las complicaciones con familiares, las tareas para realizar con nuestros hijos, los compromisos con nuestra pareja, todos influyen en nuestro estado de ánimo y concentración.

Debemos de ser cautelosos a la hora de hablar de nuestros problemas con nuestros compañeros de trabajo y principalmente con nuestros jefes porque estos mucha veces pueden jugar un papel importante a la hora de decidir nuestra continuidad en las tareas o nuestra desvinculación  de la empresa por entender que no estamos concentrados en nuestra labor.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios